Los Centros Educativos Vicencianos (CEV) nos definimos en nuestro Carácter Propio como centros confesionales en misión, por lo que compartimos con la Iglesia su razón de ser y su identidad más propia. Tratamos de anunciar la Buena Nueva, especialmente a los más desfavorecidos a través de un plan de acción evangelizadora que se hace misión en el día de nuestro Centro.

Comprendemos nuestra misión como una escuela en pastoral que trabaja por una sociedad distinta basada en el amor de Dios a los hombres que Jesús traduce en sus gestos, palabras y actitudes y que comprendieron bien con su vida S. Vicente de Paúl y Sta. Luisa de Marillac.