En un rincón del colegio María Inmaculada huele a lavanda, tomillo y romero.
Crecen habas, lechugas, zanahorias…El aula verde es nuestro huerto.
Un espacio en el que aprendemos y donde, entre col y col, sembramos valores de cuidado a la naturaleza, sostenibilidad y respeto.